Pelicula-Silencio-PORTADA

Otra de las maneras de conocer la historia cristiana es a través de la cultura. El cine nos ha brindado a través de los años muchas películas de temática religiosa y, aunque a día de hoy no es un cine muy prolífico, de vez en cuando se nos proponen películas que vale la pena ir a ver.

Martin Scorsese no sólo es un brillante director, sino que sin duda me ha sorprendido con esta producción sobre la persecución de dos sacerdotes jesuitas en un Japón empeñado en erradicar el Evangelio y a los cristianos, por lo atípico de su elección.

Silencio (2016) no es ficción, está basado en hechos reales: ocurrió por el año 1640 y es la historia de cómo los dos curas viajan a Japón para encontrar al mentor de ambos, el padre Ferreira, del que se dice que años antes fue torturado y obligado a apostatar con el fin de salvar su vida y la de los católicos nipones.

Mi objetivo con este post no es analizar la película como película, para eso ya están otros blogs y webs, sino ver qué elementos religiosos y enseñanzas podemos sacar de Silencio, así como matizar la veracidad de la Historia, y ver si en conjunto podemos calificar al film de una buena película religiosa.

Para aquellos que dudéis si verla, encontraréis que es una película muy larga, que incide mucho en las escenas de persecuciones y asesinatos y que nos resalta en gran medida las diferencias entre la fe de los jesuitas portugueses y la fe de los campesinos japoneses, y cómo sobrellevan ambos sus pruebas. Esta es la parte más interesante de la película, y la reflexión primordial que debemos llevarnos de Silencio. Como nos decía Jesucristo, qué importancia tiene salvar el cuerpo si el alma se pierde, y aquí nos encontramos a dos jesuitas presionados para apostatar y así salvar las vidas de los campesinos cristianos, o para convencerles de que abandonen su fe en pos de evitar la tortura.

Pelicula-Silencio-Texto-1

Dentro de los muchos fallos que tiene la película, creo que el más grande ha sido dar poca importancia al debate entre la labor de los protagonistas como sacerdotes y su flaqueza como seres humanos. El mensaje del Evangelio queda empañado por el interés de salvar los cuerpos en pro de perder las almas, siendo así que lo importante es el espíritu. Durante los años de martirio en la época romana los cristianos eran masacrados en los circos porque no renunciaban a su fe, y muchas obras (me viene a la cabeza La túnica sagrada como película o Fabiola como novela) hablan de esta salvación del alma y de la fortaleza que da nuestra fe en Dios. En este sentido, la película habla más del silencio de Dios ante las súplicas de los sacerdotes que de la resistencia ante el pecado, dejando a los sacerdotes…en un lugar no muy bueno.

Por supuesto, estamos hablando de hechos reales, pero como cine evangélico no llega a convencer puesto que la importancia de lo espiritual tiene un valor muy relativo. Quizás me esperaba una película más arriesgada y que funcionara como ejercicio para reflexionar sobre aquello que se ha hecho en nombre de la Fe y de cómo la gente vivía y moría por aquello en lo que creía. No sé vosotros, pero siempre que veo cine de temática religiosa espero salir reforzada en mis convicciones y con Silencio no siento eso. Sigo recomendándoos que la veáis, pero que aprovechéis para crear vuestro propio debate acerca de las flaquezas humanas, la forma de entender la religión de las gentes humildes y sobre todo que os hagáis esta pregunta: ¿qué hubierais hecho vosotros en su lugar?  ¿Dios ante todo? ¿Vuestra salvación o la de vuestros hermanos?

Síguenos en nuestras redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *