Un-rato-de-oracion-PORTADALa semana pasada salí de trabajar algo tarde y fui corriendo a la iglesia para la misa dominical. No sabía exactamente en ese templo qué hora tenían para celebrar la eucaristía y acabé esperando casi media hora a que empezaran.

Esperaran, no obstante, no es la palabra exacta, puesto que, como el templo estaba abierto y el Santísimo expuesto, estuve reflexionando y hablando con Dios. No es que nunca lo haga, pero sin duda muchas veces llego con el tiempo justo para sentarme y quitarme el abrigo antes ede que el sacerdote salga por la puerta dirección al altar.

Es curioso porque recuerdo que cuando era más pequeña me gustaba llegar un rato antes y «ponerme en situación». Asistir a misa es un acto similar al que realizamos cuando quedamos con un amigo, intentamos ser puntuales, nos arreglamos, a veces llevamos un detallito e intentamos estar del mejor talante para ese amigo que se ha esforzado en acogernos en su casa.

Cuando llegamos tarde, o no vestimos apropiadamente, o nos ponemos a hablar con ese vecino que está en la fila de atrás estamos siendo groseros con el Amigo que está esperando que vayas a visitarle, por lo menos, a esa cita semanal de los domingos.

Y cuando la semana pasada me encontré en recogimiento hablando con el Amigo sin las distracciones (que son a menudo tentaciones) que me podía encontrar tanto dentro como fuera del templo, me volví a sentir niña otra vez.

En este tiempo  de Cuaresma creo que el mejor regalo que le podemos hacer a nuestro Señor es ese ratito de oración previo a la misa. Esos minutos, cada uno lo que pueda, en los que preparamos nuestro corazón y nuestra alma para recibirle. Así, no sólo nos preparamos para Dios, sino también para los que nos rodean. Busquemos recuperar esos ratos de oración antes de misa, o antes de acostarnos o esas jaculatorias que repetíamos antes de salir de casa. Esos pequeños recordatorios que están ahí para recordarle a nuestro Amigo que no le olvidamos.

Síguenos en nuestras redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *